¿Luego de salir de un endeudamiento, qué pasa? ¿Cuál será mi relación con el crédito? Con poca educación financiera a nuestras espaldas, podemos cometer errores incluso luego de finiquitar deudas o castigadas en República Dominicana.

Después de todo, ¿no es común decirnos “tengo deudas y no sé qué hacer”? No tenemos todas las respuestas con nosotros. A ellas llegamos por la experiencia.

Por eso en Templaris, luego de años de ver a clientes recuperarse de sus créditos vencidos, podemos decir cuáles son las buenas prácticas para inmediatamente después de la recuperación económica.

¿Cuál es el producto crediticio que conviene? ¿Tarjeta de crédito o un préstamo personal?

Objetivo del crédito luego de saldo de endeudamientos

Lo primero que hay que destacar es que te corresponde demostrar que eres un buen pagador/a.

Debes dejar claro que no solo vas a pagar mes a mes a tiempo, ya sea la cuota o el consumo completo de la tarjeta, también aplican estas buenas prácticas:

  • Nunca pasar de más del 50% de tu límite de la tarjeta en un mes.
  • Hacer abonos de capital cuando te lo permita el crédito contratado.
  • Pagar, de preferencia, el mismo primer día del lapso contemplado para el saldo.
  • Gasta en bienes duraderos y que aumenten tu productividad.

Todo lo que sea inversión en educación, productos para trabajar, insumos para generar más a tu negocio tienen dos ventajas:

  • Tienen más probabilidades de generarte más ingresos.
  • Se consideran como gastos más prudentes que aquellos orientados al disfrute.

Las ventajas del préstamo personal

Es de plano la mejor opción, pero no siempre la que está a la mano del que recién se recupera de una deuda.

Este tipo de producto bancario ofrece una tasa de interés menor que la tarjeta. Por ende, hablamos de un préstamo más barato y menos riesgoso.

Trata de conseguir este tipo de créditos en tu banco, siéntate con el personal y detállales los esfuerzos que hiciste (y que haces) para sanear tus finanzas:

  • Imprime una copia de tu historial crediticio.
  • Muestra cómo va tu fondo de emergencias o demás ahorros.
  • Evidencia la disminución de gastos en rubros no esenciales (salidas y comidas fuera, ropa y accesorios).
  • Destaca tus gastos o inversiones útiles (educación, seguros, gastos para la casa, etc).
  • Explica con detalles y proyecciones el uso que darás al crédito personal.

Los bancos analizan tus movimientos económicos cuando haces solicitudes de préstamos. Pero no está de más que le señales al personal aquello que estás haciendo bien.

Podrías estar dándole una pista que luego confirme en su evaluación, y, por ende, juegue a tu favor en la aprobación de este tipo de préstamos.

Si lo consigues, por favor, cíñete a tu plan, paga a tiempo y completo.

Una vez saldes, estarás limpiando tu historial crediticio aún más en República Dominicana. Tendrás mejores cosas que mostrar (y más bancos querrán ver), a la vez que subirán una cantidad importante de puntos en tu score crediticio.

La tarjeta de crédito como aval de seriedad

No obstante, algunas entidades financieras no conceden préstamos personales a clientes que recién han salido de endeudamientos. Pero pueden ofrecer tarjetas de créditos con límites reducidos.

Unas pueden ser sin una garantía de fondo y otras sí las exigen, generalmente un certificado de depósito por la misma cantidad del límite.

Ambas opciones son saludables para ti, si buscas generar confianza de nuevo dentro del sistema bancario dominicano.

Toma en consideración que algunas instituciones ponen como condición recibir cursos y charlas de orientación financiera.

Cumple con ese requisito. Te beneficias doblemente: recibes información de mucho valor y demuestras que estás comprometido con el sano desempeño de tus finanzas.

Con esta tarjeta debes tener las siguientes prácticas como imprescindibles:

  • Saldar el primer día del lapso de pago.
  • Pagar el consumo completo del mes.
  • No excedas el 50% del límite, mejor si lo llevas a un 30%.
  • Evita hacer el pago mínimo.
  • Nunca, pero nunca, incurras en morosidad.
  • Gasta de preferencia en bienes y servicios de utilidad y no en caprichos.
  • No pidas adelanto de efectivo.
  • No financies con la tarjeta tus gastos más corrientes (compra de alimentos, mensualidad del colegio de los hijos, etc.)

Sobre esto último, se supone que en tus ingresos regulares debes cubrir este tipo de gastos.

En caso contrario, se podría pensar que no tienes la estabilidad necesaria para cubrir tus compromisos económicos más básicos.

En consecuencia, se podría postergar o declinar el aumento de tu límite de crédito.

Ya sabes que luego de recuperarte de una deuda en mora o deuda en legal en República Dominicana es importante evidenciar tu capacidad de pago.

Tienes dos posibilidades, consulta en tu banco si pueden otorgarte un crédito personal o una tarjeta. Pero comprométete con el uso correcto y el pago puntualísimo. Esos esfuerzos se reflejarán en el historial crediticio y en el score crediticio, los espejos a los que se asoman los bancos para ver la imagen de sus clientes actuales y potenciales.